sábado, 23 de mayo de 2015

CLARÍN - TEMPERLEY 0 / HURACÁN 0 - 23/5/15

Temperley y Huracán no encontraron el gol

Campeonato de Primera División
En el Sur, empataron 0-0, aunque generaron buenas situaciones para marcar. El local cortó una racha de dos derrotas al hilo, la visita acumula siete sin triunfos.

¿Dónde quedó aquel Huracán que supo ganar la Copa Argentina y que hace un par de meses le ganó la Supercopa Argentina a River? ¿Por qué este Huracán no se parece en nada a aquel que jugó partidos dignos en la Copa Libertadores, como esa goleada ante Cruzeiro? Nadie puede responder esos acertijos, ni siquiera el entrenador Néstor Apuzzo. Juega mal Huracán y por momentos es un equipo apático, que no tiene fuego ni rebeldía. Ayer, ante Temperley, deambuló por la cancha durante varios minutos, sin hacer pie en el medio y sin atacar con muchos jugadores. Y volvió a dejar una imagen que preocupa. Igual, lo positivo de la noche fue que se llevó un empate sin merecerlo. ¿Cómo rescató el punto Huracán? Por las notables manos de Marcos Díaz, la gran figura del juego.
Temperley lo superó con fervor y ganas. Porque los locales no tienen jugadores de jerarquía ni un juego que llene los ojos, pero empuja con dignidad y criterio. Fabián Sambueza y Gabriel Esparza se pararon bien abiertos por las bandas y desbordaron cada vez que se lo propusieron. Santiago Echeverría (central por naturaleza) volvió a evidenciar que no está formado para jugar de lateral. Si el local no se fue ganando en la primera parte fue por la notable actuación de Marcos Díaz, el único que mantiene el nivel bien arriba. Primero, le sacó un cabezazo que se metía al ángulo a Cristian Chimino; segundo, le ahogó el grito a Fabián Sambueza en un tiro libre.
En la segunda parte Huracán aprovechó algunos huecos y errores de la defensa. Ramón Abila tuvo una clara, pero falló la definición ante Crivelli. Antes, claro, las de Wanchope iban todas adentro. Cuando Huracán parecía animarse, Toranzo abandonó el campo de juego y otra vez deambuló. En el otro arco, Díaz siguió volando y agigantando su figura.
Ricardo Rezza no se animó a mover el banco antes y ese quizás fue el error del DT. Se permitió salir del libreto (meter dos delanteros de área) cuando el partido se moría. Demasiado tarde.
Fue empate en la noche del sur por ese arquero notable que es Marcos Díaz. Ahora, Huracán lleva 7 sin ganar (5 derrotas y 2 empates) y una actualidad que preocupa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada