lunes, 17 de agosto de 2015

LA CAPITAL - NEWELL'S 0 / TEMPERLEY 0 - 17/8/15

Newell's no consigue arrancar, empató en su casa con Temperley y se fue silbado

Final del partido. El equipo de Lucas Bernardi no tuvo profundidad nii volumen de juego y se enredó en el juego que propuso la visita, que hizo un gran negocio. La lepra sumó su cuarto partido sin triunfos y sin marar goles.

1 de 4
prevnext
Newell's suma demasiados minutos con una deuda futbolística que no consigue levantar. No sabe cómo manejar sus nervios y no consigue perfilar su identidad futbolística bajo el mando de Lucas Bernardi. Se quedó con un pálido empate ante un Temperley que terminó haciendo un negoción. Y encima, se fue silbado por su gente.  
Newell's no logró levantar la temperatura de su fútbol en esa primera mitad. No contagió y pareció pesar en demasía la falta de resultados. Por más que haya dominado toda esa primera mitad, no estuvo preciso ni profundo.
Al minuto el árbitro Mariano González cobró un penal contra Maxi Rodríguez que él solo vio. Claramente pudo verse cómo a La Fiera lo bajaron unos 30 centímetros fuera del área. Sin embargo, Maxi no estuvo fino y el arquero Crivelli contuvo abajo.
Con el correr de los minutos quedaron claras las posturas. Newell's dominando y Temperley metiendo todas sus líneas en los últimos 15 metros del terreno y apostando a alguna contra vía Vilchez o Sambueza.
Sin embargo, a Newell' le faltaba sorpresa, velocidad y creatividad, que no es poco.
A los 4' se lo perdió Escobar tras un buen pase cruzado de izquierda a derecha. A los 21' un cabezazo de Scocco se fue apenas alto y poco más.
El partido entró en la monotonía porque ni Mugni ni Mancini lograban generar demasiado y porque los esfuerzos de Nacho Scocco para bajar unos metros y hacerse de la pelota no encontraban réditos. Maxi Rodríguez, en tanto, deambulaba sin destino fijo ni presencia.
La etapa se fue perdiendo con un Newell's que, encima de disponer de pocas situaciones, no aprovechó ninguna. Ni siquiera esa otra pelota cruzadaa los 41' que Tonso mandó lejos.
Newell's arrancó el complemento con un disparo de Scocco al minuto que hizo ilusionar al hincha rojinegro tras la palidez exhibida por el equipo en la primera mitad.
Sin embargo, el partido fue ingresando progresivamente en lo que pretendía Temperley: ahogar a un Newell's poco expresivo, sin volumen de juego y con el ánimo golpeado.
La lepra no conseguía generar fútbol, seguí siendo previsible y Temperley, sin ninguna vergüenza, esperaba abroquelado, revoleaba en la puerta del área la pelota sin pudor e iba a la pesca con alguna corrida de Vilches o de Sambueza.
A los 17', Bernardi cambió las piezas de la usina generadora de fútbol del local e hizo ingresar al Gato Mauro Formica por el poco expresivo Mugni y al Negro Figueroa por el inefectivo Tonso.
Al menos desde allí Newell's intentó ser más prolijo, pero Temperley le cerraba todas las puertas. Entonces, el rojinegro comenzó a usar la media distancia ante la necesidad de quebrar a su rival.
Así, a los 25' se lo perdió Escobar, quien intentó buscar el segundo palo de Crivelli pero su remate se fue largo.
Y a los 31' el que probó fue Formica desde media distancia, pero ni esa le salía al local.
Newell's sigue en deuda. Hace cuatro partidos que no gana y 360 minutos que no anota un gol. Pero ese no sería el problema. Le cuesta definir a qué juega. Y ese sí es un problema.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada