jueves, 12 de marzo de 2015

SIN MORDAZA - CENTRAL / TEMPERLEY A PUERTAS CERRADAS - 12/3/15


12-03-2015 | CENTRAL | A PUERTAS CERRADAS

300 policías para el operativo de Central-Temperley

El partido contra Temperley marcará un hito en el fútbol rosarino ya que será el primero en que un equipo de nuestra ciudad deba jugar a puertas cerradas.

El partido contra Temperley marcará un hito en el fútbol rosarino ya que será el primero en que un equipo de nuestra ciudad deba jugar a puertas cerradas. Y en ese sentido la dirigencia de Rosario Central ya recibió el grueso de las más importantes directivas por parte de los organismos de seguridad que deben ser cumplidas el lunes en el Gigante de Arroyito para tratar de evitar inconvenientes. Esas directrices hablan, básicamente, de un control estricto en cuanto a la cantidad de personas habilitadas para poder ingresar al estadio. Tal vez el dato más saliente esté en la cantidad de efectivos policiales, que serán 300, además de otras 100 personas que estarán afectadas a los controles, que pertenecen al club.

La particularidad del operativo en sí la marca precisamente la cantidad de efectivos. Es que en un partido normal (sin que se trate de un clásico o ante Boca o River, por ejemplo), los policías que trabajan en el estadio y alrededores son entre 450 y 500. En esta ocasión, sin acceso para los hinchas habrá 300.
Entre otras cosas, los dirigentes canallas ya habían sido informados que sólo los 29 integrantes de la comisión son los que podrán ir al Gigante a presenciar el partido. Además de ellos sólo podrán formar estar aquellos empleados del club que cumplan alguna función específica en los partidos, como ser los encargados de seguridad y, por ejemplo, los alcanzapelotas.

Además, quedó estipulado que los vallados que suelen ponerse cada fin de semana se montarán como si se tratara de un encuentro normal. Esto quiere decir que ya a 200 metros del estadio estarán los fenólicos correspondientes y sólo podrán sortearlos quienes estén autorizados para esta ocasión. Y hasta el tema del horario pasó a ser fundamental. Es que desde los estamentos de seguridad recomiendan y prácticamente exigen que en la medida de lo posible ingresen al Gigante dos horas antes del inicio del encuentro.

Por supuesto, lo que se busca en Central es que todo lo estipulado se cumpla para no tener inconvenientes, más teniendo en cuenta que será la primera vez que se juegue a puertas cerradas. Incluso hasta se pensaba evaluar finamente el pedido de protocolos y acreditaciones solicitadas por parte de Temperley, que dicho sea de paso "son bastante", según confiaron.


Por ahora estas son las principales directivas, pero para los próximos días hay previstas nuevas charlas. Los controles prometen ser estrictos y del lado del club todos apuntan a que nada salga fuera de lo previsto en medio de la sanción que pesa sobre el Gigante.

NOTA ORIGINAL EN LA WEB

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada