lunes, 3 de noviembre de 2014

INFONEWS - TEMPERLEY 2 / ATLÉTICO TUCUMÁN 1 - 2/11/14

Temperley tuvo el mejor regalo de cumpleaños

Los dirigidos por Ricardo Rezza, que el sábado cumplieron 102 años, le ganaron un partido importante a Atlético Tucumán y son los únicos punteros de la zona B de la B Nacional. A falta de seis fechas, en el Celeste se ilusiona con la Primera División.
 Allá por 1987, el humilde Temperley se despedía de la Primera División local, producto de una derrota por 0-2 frente a Platense. Cuatro años antes, había realizado su mejor campaña en la A; llegó hasta las semifinales del Nacional frente al campeón, Estudiantes de La Plata. 
Luego del descenso a la B, en el Gasolero se vendrían años muy duros: dos años después consumaba su segundo descenso, pero esta vez a la Primera C. Aparte del pésimo momento deportivo, el club del Sur del Gran Buenos Aires estaba inmerso en una profunda quiebra. Hoy, 27 años más tarde, la vida le sonríe al Celeste, que es el nuevo líder de la zona 2 del Torneo de Transición de la B Nacional. Es que luego de casi 15 temporadas en tercera, los dirigidos por Ricardo Rezza volvieron a la B luego de una final ganada por penales ante su ex verdugo Platense, que revivió las alegrías de un pueblo golpeado. 

El sábado, el único sureño de la categoría, recibió en un Alfredo Berenger repleto a Atlético Tucumán, que también se encuentra en el pelotón de arriba. Todos sabían que un triunfo iba a dejar muy bien posicionado a un equipo, que sin sobrarle nada, se las arregla para hacerle frente a cualquier equipo. 

El presupuesto de Temperley poco tiene que ver con los equipos de las provincias fuertes, como Tucumán y Córdoba, pero cuenta con herramientas para disimularlo dentro del campo de juego. El condimento de pelear por una plaza de las cinco que ofrece cada zona para jugar contra Boca y River el año que viene, no fue el único que se vivió por Temperley, ya que los hinchas Gasoleros celebraron su cumpleaños 102 años de vida. 

La “final”, como llamaban al encuentro varios que se acercaron en la tarde del sábado al estadio, arrancó bien para el local, que en 25 minutos era el dominador del juego y tenía un hombre de más en la cancha, ya que Franco Sbuttoni vio la roja producto de dos faltas infantiles. Los de Rezza se agrandaron, con un Luis López intratable arriba y buenos desbordes de Fernando Brandán. Pero la historia no iba a ser nada sencilla. Faltando 10 para el fin de la primera mitad, y en la única chance que tuvieron los tucumanos, Cristian Menéndez abrió la cuenta para la visita. En el segundo tiempo, con la tranquilidad que demuestra el ex entrenador de Defensa y Justicia que se ve reflejada en sus jugadores, el anfitrión fue en busca del empate, que llegó a los 9 minutos con el gol de Javier Grbec. Cuando el partido promediaba el ultimo minuto, y luego de varios intentos fallidos que no pudieron batir al ex arquero de Banfield, Di Lorenzo tiró el ultimo centro de la tarde y cuando la pelota estaba por caerle a Gastón Bojanich, Sergio Rodríguez lo camiseteó y el árbitro Mariano Gonzalez pitó el penal. Para delirio de las 14000 almas que se hicieron presentes, Luis López lo cambió por gol para que Temperley sea más puntero que nunca y se ilusione con jugar en La Bombonera el año que viene. Gran desahogo para una hinchada que vivió momentos muy tristes a lo largo de su historia pero que hoy que se infla el pecho y pide la máxima categoría. Tiene con qué.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada