lunes, 8 de septiembre de 2014

TODO X TEMPERLEY - TEMPERLEY 2 / SANTAMARINA 0 - 7/9/14



 Fútbol

07 de Septiembre de 2014

DEFINIÓ EL PARTIDO CON DOS GOLAZOS

Temperley le ganó justificadamente como local a Ramón Santamarina de Tandil
Escuche el Comentario del Partido
Sin mostrar el buen nivel del partido contra Atlético de Tucumán, Temperley le ganó justificadamente como local a Ramón Santamarina de Tandil, con dos golazos de Fabián Sambueza y Adrián Arregui.

Lejos de aquel equipo que copó el terreno y le quitó la pelota al puntero en Tucumán, sobre todo en el primer tiempo, el Cele no tuvo un juego lucido, abusó del pelotazo frontal e inofensivo, pero terminó definiendo el pleito contra el equipo tandilense por su mayor jerarquía individual y colectiva.

Con un Crivelli cada vez más enorme (sacó dos pelotas increíbles), la solvencia de Bojanich atrás, el despliegue de Arregui (más sereno en sus movimientos, seguro en los cortes y en las entregas) y la habilidad de Sambueza, Temperley se insinuó mejor en un primer tiempo en el que se luchó mucho (en el medio, sobre todo) y se jugó poco.

La insegura defensa visitante se obsesionó con la marca de Grbec y Dinenno, por lo que cualquier volante que picara a las espaldas de los defensores quedaba mano a mano con el arquero. Pero el Celeste no lo aprovechó. En una de las pocas jugadas que pudo dibujar en el partido, Dinenno se sacó dos hombres de encima y lo bajaron en las puertas del área. Sambueza  ejecutó el tiro libre con un chanfle de excelsa precisión para abrir el marcador.

Inexplicablemente, cuando el rival, obligado por el marcador, se adelantó en el campo, el conjunto de Ricardo Rezza, en lugar de asegurar la tenencia de la pelota, le regaló peligrosamente la iniciativa el rival. Campo y balón fueron para los tandilenses. El poco peso ofensivo de Santamarina y las atajadas de Crivelli impidieron el empate, en un primer tiempo en el que Juan Pablo Pompei (de pésimo arbitraje) ignoró un claro penal a Dinenno, y en el que Temperley llegó muy poco al arco de Bertoya.

En la etapa complementaria, el local pareció salir dormido del vestuario, mientras el experimentado Mariano González aprovechó esto para manejar algunas situaciones de peligro para su equipo. Una vez que Oroná pasó a ser influyente en el juego, siendo la descarga que Arregui necesitaba para el primer pase, o cuando Sambueza (que salió ovacionado por todo el Beranger, que explotó de público) tomaba la pelota, Temperley tomó las riendas de un partido en el que sus delanteros estuvieron imprecisos, pero aportaron siempre tesón y sacrificio.

Cuando el equipo de Tandil más apretaba al local, bajó la cortina uno de los mejores jugadores del partido. Adrián Arregui tomó de aire un rebote en la defensa y clavó de volea un golazo contra el poste derecho de Bertoya. Un gol para verlo una y otra vez.

Ramírez se hizo expulsar burdamente (agredió a López en las narices de Pompei), y allí se pinchó definitivamente el visitante, al que ya le quedaba poca nafta. Temperley se dedicó a dejar pasar los minutos y tuvo un par de contragolpes en los que pudo haber estirado la diferencia.

Más allá de las cuestiones que debe corregir (como cualquier equipo), el Cele se acomodó con sorprendente naturalidad a la B Nacional, hizo rápidamente la transición de una categoría a la otra, y cada vez confía más en su capacidad. Es verdad que sufriría menos si jugara más. Tiene plantel para intentarlo y ya demostró, en varios partidos, que puede hacerlo.

También es cierto que, en un fútbol que no regala nada, el Gasolero está segundo en su zona, a un punto del líder. Con semejante campaña, es más fácil corregir errores, incorporar  conceptos o liberarse de presiones, para jugar todo lo bien que este equipo puede jugar.
Por Carlos Algeri

NOTA ORIGINAL EN LA WEB

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada